Compartir

 

 

Hay muchas maneras de que una compañía de teléfonos inteligentes pueda poner a prueba la resistencia de su dispositivo. Últimamente hemos visto de todo, desde smartphones siendo lanzados desde lo más alto de un edificio hasta camiones de más de diez toneladas pasando por encima de los terminales. 

Oukitel-K4000-Pro

Ahora la compañía china anima a la gente a golpear su producto. El Oukitel K4000 Pro fue anunciado a comienzos de este año y está diseñado para resistir golpes de todo tipo. ¿Qué mejor manera de demostrar la dureza de este smartphone que retar a la gente a que lo destruya a golpes de martillo? Oukitel aparentemente pide a los miembros del público que asisten a sus eventos de promoción que hagan todo lo posible para destruir el teléfono. Como si de una atracción de feria se tratara, los voluntarios van pasando uno por uno tratando de hacer añicos el teléfono pero sin ningún éxito.

Este terminal tiene una estructura de metal diseñada para soportar caídas mientras que la pantalla de cristal tiene 1’1 mm de espesor.

A finales de 2015 Oukitel mostró el k4000 siendo usado como un martillo clavando nueve clavos en un trozo de madera. El dispositivo no mostró ninguna señal de tener daños y aparentemente siguió funcionando con total normalidad.

Viendo la agresividad con la que el voluntario sostiene el teléfono y golpea los clavos en el vídeo, es más probable que sea él quien sufra lesiones en sus manos.

El Oukitel K4000 Pro tiene una pantalla de 5 pulgadas, una batería de 4600mAh, un procesador Mediatek de cuatro núcleos y una cámara de 13 megapíxeles.

¿Crees que algún día veremos un tope de gama de Samsung, Apple o LG soportando impactos de esta magnitud? 

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta