Compartir

Se trata de una medida polémica, pero deshacerse del puerto de 3,5mm tendrá algunos beneficios

iphone7-auriculares
Imagen de Kārlis Dambrāns

Se trata de uno de los temas que más controversia están generando alrededor del próximo iPhone 7; el próximo buque insignia de Apple no dispondrá de la toma de auriculares. La compañía se librará del puerto estándar de 3,5 mm en septiembre y animará a sus usuarios a adoptar el conector Lightning.

Pero, ¿qué razones llevan a este gigante tecnológico a tomar esta medida?

Diseño más delgado

La explicación más común para este radical cambio de Apple es que el puerto ocupa demasiado espacio e impide a la compañía crear smartphones más delgados.

Los rumores que conocemos hasta ahora señalan que el iPhone 7 solo va a ser un milímetro más delgado que el modelo actual, pero eliminando el puerto de auriculares estándar se abre la puerta a que en un futuro el dispositivo sea todavía más delgado.

Sin embargo, el smartphone chino Vivo X5 conocido por ser el teléfono más delgado del mundo, mide 4’75 mm de espesor y aún así dispone de una toma de auriculares de 3,5 mm.

Pantalla más grande

Deshacerse de la toma de auriculares no es imprescindible para fabricar un terminal más delgado, pero podría serlo para crear pantallas más grandes. La pantalla ocupa mucho espacio físico en el teléfono. Si coges el conector de los auriculares y lo colocas en la parte superior del terminal justo donde se encuentra el puerto de entrada, puedes comprobar que la punta del conector termina justo donde empieza el espacio de la pantalla. Esto no es casualidad. Deshacerse de la toma para los auriculares permitiría ampliar el espacio para una mayor pantalla.

Mejores altavoces

Otra de las ideas que corren es que Apple usará el espacio que deja vacante la toma de auriculares para equiparlo con altavoces duales Actualmente los dispositivos iPhone tienen una salida mono-audio, pero un sistema dual implicaría una mejora de la calidad auditiva.

No hay comentarios

Dejar una respuesta